Toma de decisiones, sesgos y prejuicios: ¿Qué tienen que ver las neurociencias con est

 

En su texto “What Works” Iris Bohnet (2016) cuenta el caso en donde la Orquesta Sinfónica de Boston, en 1952, comenzó a realizar las “audiciones a ciegas” es decir, que las personas candidatas tocaban detrás de un biombo durante las pruebas, para eliminar el sesgo de género en el jurado y evaluadores. En un inicio esto no dio los resultados que se esperaban, entonces el comité pensó que el repiqueteo de los tacones de las mujeres podría estar anulando el efecto del biombo, y pidieron a todos que se quitaran los zapatos antes de entrar. Privados de unas pisadas que desvelaran el género del candidato, los evaluadores aguzaron el oído y se centraban solo en la música (caso citado en el libro). Estas audiciones ciegas han permitido el aumento de mujeres músicas en sinfónicas y filarmónicas en distintas partes del mundo.

La toma de decisiones, pensado como el proceso de evaluar las posibilidades y llevar adelante una acción, mediante un proceso analítico con base en la información, es uno de los fenómenos que ha sido estudiado por las ciencias cognitivas, y desde hace algún tiempo las neurociencias han sumado conocimiento.

Entender cómo funciona el sistema mente (desde una mirada psicológica) y cerebro (entendiendo como el órgano responsable de la función del cuerpo y las funciones ejecutivas) nos permite pensar en nuevas metodologías y basadas en la evidencia para poder acompañar los cambios. Sin embargo, como lo vimos en el ejemplo al inicio de esta editorial, nuestra mente se va construyendo con base en prejuicios, sesgos, mapas mentales, tanto así que Kahneman y Tversky – psicólogos-, quienes fundan el concepto Sesgos Inconscientes, ganan un Nobel de Economía por decirle a las personas que nuestras  decisiones no se basan en datos comprobables, sino en preconceptos, prejuicios que nos pueden llevar a decisiones estigmatizantes y discriminatorias. 

En la toma de decisiones, la emoción, el enfoque desde donde se mire, la información y los preconceptos van configurando el proceso. El estrés, la ansiedad, la depresión pueden enfocar mal el problema, tomar información no validada o errónea y prejuzgar o sesgar la decisión. Es por ello que la conciencia sobre los procesos emocionales, ejercicios de relajación consciente, compartir la decisión con personas con puntos de vista distintos antes de tomar la decisión pueden ser algunas de las herramientas para ser más asertivos.

Saber más sobre cómo funciona el sistema cerebro-mente, las partes involucradas, las hormonas y neurotransmisores que se procesas no solo es interesante, sino que da información a las y los líderes dentro de las organizaciones sobre el qué poder hacer en distintos momentos de su gestión, y detectar, si cambiar si hay algo interfiriendo en una decisión para que no sea objetiva, que sea desprejuiciada, y encaminada para el desarrollo de los objetivos planteados. 

En Nodos contamos con un equipo de profesionales que, desde sus experiencias y conocimientos, forman a líderes, gerentes y direcciones en cómo hacer consciente lo que parece inconsciente, en repensar sus sesgos mentales, en trabajar sobre sus emociones y en tomar en cuenta la diversidad de conocimientos para llegar a la mejor decisión. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *